La Comisión Europea utilizará Creative Commons

La Comisión Europea ha adoptado las licencias CC BY 4.0 y CC0 para compartir sus documentos (incluyendo fotos, vídeos, informes, estudios revisados ​​por pares y datos). El objetivo de esta decisión es aumentar la interoperabilidad y facilitar la reutilización de sus propios materiales.

En 2014 la Comisión emitió una recomendación sobre el uso de licencias Creative Commons que evaluaba las distintas opciones y sus autores determinaron que CC BY 4.0 es la licencia mejor alineada con los principios de la Comisión. Es universal (aplicable a todos los documentos), no tiene restricciones (la única condición es la atribución), es  simple (no hay necesidad de una aplicación y es fácil de usar), gratis, no discriminatoria (abierta a todos) y transparente (disponible públicamente, acompañada de documentos de respaldo, directrices y otro material en varios idiomas).

La CC BY 4.0 permite compartir el material (copiarlo y redistribuirlo en cualquier medio o formato) y  adaptarlo (remezclar, transformar y construir para cualquier propósito, incluso comercial) siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

  • Atribución — Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios. Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que usted o su uso tienen el apoyo de la licenciante.
  • No hay restricciones adicionales — No puede aplicar términos legales ni medidas tecnológicas que restrinjan legalmente a otras a hacer cualquier uso permitido por la licencia.)

Además del uso de CC BY, la Comisión también adoptará la Dedicación de Dominio Público CC0 para publicar trabajos directamente en el dominio público global, en particular para “datos en bruto resultantes de lecturas de instrumentos, datos bibliográficos y otros metadatos”.

La CC0 Dedicación de Dominio Público permite:

  • Copiar, modificar, distribuir e interpretar la obra, incluso para propósitos comerciales, sin pedir permiso.
Gracias a  por la información
CreativeCommons2
Reconocimientodominio público

 

 

 

Anuncios

Semana Santa

Estos días el blog de Dadun se toma un respiro y no habrá nuevas entradas, pero volveremos por Pascua con más noticias sobre acceso abierto. Os deseamos una buena Semana Santa y feliz Pascua.

a-cross-against-sky

FECYT y ORCID intercambiarán información entre CVN y Recolecta

La FECYT ORCID firmaron el pasado marzo un acuerdo para potenciar el intercambio de información científica entre las plataformas CVN (Curriculum Vitae Normalizado) y RECOLECTA (plataforma que agrupa a todos los repositorios científicos nacionales).

La Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología ha incorporado a CVN el identificador único que ORCID (Open Researcher and Contributor ID) asigna a cada investigador, y próximamente lo hará también en RECOLECTA. Así se trata de evitar problemas en la identificación de investigadores. Otras ventajas del acuerdo son la ampliación de las fuentes de datos de CVN (se incluyen como proveedores de información curricular a ORCID y a RECOLECTA), la utilización del número ORCID en la URL del perfil público de CVN o la difusión del trabajo de RECOLECTA para la adaptación de los repositorios de DSpace.

fecyt

orcid_0

Informe sobre preservación en los repositorios de las universidades españolas

La Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) ha publicado un informe, con el título Informe sobre la evaluación del estado de la preservación de los repositorios REBIUN 2018, en el que se analiza la preservación de los contenidos en los repositorios de forma conjunta.

La conclusión principal es la ausencia de planes de preservación en la mayor parte de los repositorios de las universidades españolas y el CSIC y que las técnicas de preservación que se están poniendo en práctica son muy incipientes y se están llevando a cabo de manera parcial.

Siguiendo los niveles establecidos por la National Digital Stewardship Alliance (NDSA), en el informe se analiza el cumplimiento de diferentes técnicas y se observa que las más habituales son:

  • Mantener dos copias completas que no estén unidas físicamente.
  • Fomentar el uso de un conjunto limitado de formatos abiertos.
  • Restringir las autorizaciones para eliminar o modificar ficheros concretos.
  • Identificar quien ha leído, escrito, movido o eliminado ficheros concretos.
  • Almacenar metadatos estándar técnicos y descriptivos.
  • Mover el contenido de datos en soportes heterogéneos (discos ópticos, discos duros, etc.) a otro soporte dentro del sistema de almacenamiento del repositorio.

El informe no presenta los datos detallados para cada repositorio, sino que solo permite obtener información para todo el conjunto analizado, que abarca el 90% de los repositorios.

La Directiva PSI de la Unión Europea, en revisión para incluir la ciencia abierta

Imagen compartida por G.emmerich bajo licencia CC BY-SA 3.0.

SPARC Europe, junto con DCC, EBLIDA, LIBER e IFLA, están impulsando el compromiso hacia la ciencia abierta por parte de las instituciones de la Unión Europea. Se está negociando una revisión de la Directiva PSI, de manera que obligue a que los datos de investigación que se obtengan como resultado de los proyectos financiados con fondos públicos sean abiertos por defecto, según explica SPARC Europe.

La Directiva 2013/37/EU, conocida como Directiva PSI, fue modificada en 2013 y trata sobre reutilización de la información en el sector público, con el objetivo de favorecer la innovación y la transparencia. Conlleva la obligación para los estados miembros de la Unión Europea de adaptar su legislación y en España se traduce en la Ley 37/2007 sobre reutilización de la información del sector público.

Con la revisión propuesta, una vez aprobada, la Directiva pasaría a denominarse «Directiva de datos abiertos e información en el sector público» y hará que los datos de investigaciones financiadas sean reutilizables, según informa la Comisión Europea.

La CRUE se compromete con la Open Science

Crue Universidades Españolas, integrada por 76 universidades españolas, ha dado un paso hacia el compromiso con la Open Science o Ciencia Abierta, que promueve el acceso abierto a las publicaciones científicas y los datos de investigación y supone un «cambio estructural en la manera de concebir tanto la investigación como la difusión de sus resultados», según explica en su sitio web.

Este compromiso implica poner en marcha medidas para impulsar la Ciencia Abierta y se concreta en diez acciones:

  1. Conocer la situación del acceso abierto en España y hacer seguimiento de su evolución.
  2. Recopilar y hacer público el gasto de las universidades en el acceso a los recursos de información electrónicos, así como el coste que supondrían las APC (pago por acceso abierto inmediato).
  3. Negociar con los editores de publicaciones científicas el acceso abierto inmediato y promover precios equitativos.
  4. Sensibilizar a los agentes del sistema de I+D hacia la Open Science.
  5. Explorar formas de incentivar la implantación de la Open Science con modelos de evaluación y reconocimiento diferentes de los actuales, mediante la creación de un grupo especializado.
  6. Incentivar y reconocer el cumplimiento de los objetivos de la Open Science
  7. Impulsar la creación de una infraestructura nacional para el almacenamiento, gestión y publicación de datos científicos, federada en European Open Science Cloud (EOSC).
  8. Adherirse a los principios de la EOSC Declaration.
  9. Consolidar un grupo de trabajo intersectorial sobre Open Science.
  10. Participar en foros nacionales e internacionales en los que se evalúan alternativas para la implantación de la Open Science.

OpenAIRE reitera su apoyo para alcanzar los objetivos del Plan S y propone unas recomendaciones

OpenAIRE (Open Access Infraestructure for Research in Europe), el proyecto de la Comisión Europea para la Ciencia Abierta, considera los objetivos del Plan S promovidos por el Consorcio cOAlition S, un importante impulso para alcanzar el acceso abierto, el descubrimiento, el enriquecimiento y la preservación de los resultados de la investigación, para complementar los esfuerzos que ya se están haciendo.

OpenAIRE, en la OpenAIRE’s response on the Implementation Guidelines of Plan S, plantea una serie de requisitos a tener en cuenta en la implementación de la guía del Plan S, Technical Guidance and Requirements, de cOAlition S. En estas recomendaciones se propone la revisión de cuatro importantes líneas para el desarrollo del Plan S relacionadas con:

  • El establecimiento de un período de transición que permita una infraestructura de repositorios, plataformas y revistas que cumplan con los estándares de acceso abierto aceptados. Se recomienda el uso de las guías OpenAIRE Guidelines para utilizar esquemas de metadatos estandarizados que se emplean en todo el mundo e incluir APIs abiertas, sin barreras técnicas ni restricciones para permitir la lectura y descarga de textos y datos, entre otras.
  • Unas pautas más concretas sobre las licencias de derechos de autor sobre los trabajos y los repositorios. OpenAire demanda menos ambigüedad a la hora de recomendar licencias Creative Commons y determinar licencias más efectivas como por ejemplo CC BY 4.0 o licencias compatibles. También las recomiendan para los repositorios en su guía Making your repository open.
  • La definición de los costes y cargos de procesamiento de los artículos (APCs) que establecen los editores. Para ello sugieren empezar por definir límites similares siguiendo el ejemplo que recogen en OpenAIRE FP7 OA post-grant pilot, así como la transparencia con, por ejemplo, iniciativas como OpenAPC.
  • Que los datos abiertos sobre citas, siguiendo los estándares de la Iniciativa I4OC, sean una medida de obligado cumplimiento para introducir la transparencia en las métricas del sistema de comunicación científica.

Estas y otras recomendaciones se detallan en OpenAIRE’s response on the Implementation Guidelines of Plan S. OpenAIRE apoya también aspectos recogidos en el Plan S como el depósito en repositorios de acceso abierto de conformidad con OpenAIRE, es decir, que todos los documentos depositados contengan metadatos correctos, tengan la identificación del proyecto de financiación y cumplan los derechos de acceso.